¿[Q]ué quiere decir un simple juego cuando sabemos que, entre todos los estados del hombre, es precisamente el juego, y solo el juego, lo que lo hace completo y despliega a la vez su doble naturaleza?

Schiller F., Carta XV, Cartas sobre la educación estética de hombre

 

Una grabación, es decir, un registro estático del trabajo en expansión que viene desarrollando el meditasónico grupo bahiense ARS[in]sonora, parece una contradictio in terminis. 

Un libre juego, una libre belleza, pulchritudo vaga como expresara Kant, para el tipo de bellezas que no se ajustan a ningún concepto de belleza o perfección, es la que aquí está en juego cuando queremos comenzar a delinear algo de la impermanencia de una pura exploración sonora que se nos escapa cada vez y cada vez se configura de maneras diferentes. Y si hay que destacar el juego que realiza ARS con la materia sonora no es del orden de lo sin reglar, sino positivamente hablando de ese impulso sostenido de lo soberanamente libre.

Un juego de lenguajes donde las técnicas extendidas conviven con las tradicionales, donde se practican juntos lenguajes estéticos varios, del clásico al dadá, de la figuración a la desfiguración, de la belleza arrobadora a la sublimidad desbordante. Una percepción aumentada y dinámica donde la familiaridad nos roza hasta dejarnos en el plano del vértigo, y nociones tales como inestabilidad, transitoriedad, energías latentes, nos arrojan a abismos desde siempre nuevas formas de lo sonoro, en lúdico vaivén de automovimiento.

ARS promueve una ecología sonora, un manifiesto en esta costa sur que con sus intervenciones se desdibuja. Reclama irse más allá del plano del sonido hacia una indagación mental, social y ambiental. Ritualiza y juega al momento participativo, colectivo de la escucha. Los juegos sonoros se vuelven sonantes, resonantes, altisonantes en un verdadero remolino con la corporalidad emergente, que despierta bajo batutas diversas, vibraciones de todos los órdenes y metáforas sónicas que no solo llaman: intiman.

Marianela Calleja

 

ARS[in]sonora

Adriana Fernandez: flautas y aerófonos

Agostina Carra: trompeta

Alberto Carranza: electrónica en tiempo real

Alfredo Miranda: sintetizador, canto

Andrea Zanzeri: viola

Fausto Caprín: señas, guitarra intervenida, ruidismo

Gustavo Auday: contrabajo

Jorge Del Valle: violín

Patricia Galassi: acción performática vocal, ruidismo

Ricardo de Armas: cello, electrónica, coordinación

 

Tracks:

1- “Primera acción sonora”

Adriana Fernandez, Agostina Carra, Alberto Carranza, Alfredo Miranda, Andrea Zanzeri, Fausto Caprín, Gustavo Auday, Jorge Del Valle, Patricia Galassi, Ricardo de Armas

2 - “Temporalidad vítrea, antes de estallar” para violín, viola, cello, contrabajo y electrónica de Alberto Carranza

Andrea Zanzeri, Fausto Caprín, Gustavo Auday, Jorge Del Valle, Ricardo de Armas

 

3 - “Segunda acción sonora”

Adriana Fernandez, Agostina Carra, Alfredo Miranda, Patricia Galassi

 

4 - “Colores suspendidos” para contrabajo y violoncello de Gustavo Auday y Ricardo de Armas

Gustavo Auday, Ricardo de Armas

 

5 - “Tercera acción sonora”

Adriana Fernandez, Agostina Carra, Alberto Carranza, Alfredo Miranda, Andrea Zanzeri, Fausto Caprín, Gustavo Auday, Jorge Del Valle, Patricia Galassi, Ricardo de Armas

 

6 - “Acción sonora en el Museo de Arte Contemporáneo”

Adriana Fernandez, Agostina Carra, Alberto Carranza, Alfredo Miranda, Andrea Zanzeri, Fausto Caprín, Gustavo Auday, Jorge Del Valle, Patricia Galassi, Ricardo de Armas

 

Grabado durante 2022 en el Teatro Municipal de Bahía Blanca

Técnico de sonido: Federico Contreras (tracks 1 a 5)

Grabado durante 2022 en el Museo de Arte Contemporáneo de Bahía Blanca

Grabación a cargo de Alfredo Miranda (track 6)

Edición y mezcla a cargo de Alberto Carranza, Alfredo Miranda, Fausto Caprín, Ricardo de Armas

Master a cargo de Ricardo de Armas

Fotografías: Raúl Lázaro

© Copyright CMMAS 2006 - 2022. Todos los derechos reservados.

cenart.png
LOGO-COMPUESTO-UNAM-ENES_-_copia.png
1280px-Secretaría_de_Cultura_logotipo.s
Asset 1.png